Cuyo en 4×4
Un viaje de aventura inédito, cargado de historia, arqueología, naturaleza y cientos de postales.

Descubriremos la Reserva de Vida Silvestre “Los Morrillos” que estuvo cerrada durante muchos años, al pie de los Andes, en la zona conocida como Cordillera de Ansilta. Además de la riqueza de flora y fauna, se destacan las cuevas con arte rupestre y las imponentes vistas al valle de Calingasta y Barreal.
Desde Barreal también visitaremos la Pampa del Leoncito.
Luego, camino a Mendoza, pasaremos por las Ruinas Incas Los Tambillos y por las minas abandonadas “Los Paramillos de Uspallata”, donde el ejercito sanmartiniano extraía minerales para los polvorines, y que un siglo antes fuera explotada por los jesuitas. Fue descubierta en 1683 y es considerada la mina metalífera más antigua del país.
En el recorrido podremos contemplar un magnífico paisaje árido desde la altura, con amplias vistas hacia los oasis agrícolas del norte de Mendoza y la quebrada de Villavicencio con sus 365 curvas que constituyen los famosos “Caracoles de Villavicencio”.
Modalidad: viaje de aventura, fotosafari, turismo arqueológico y de naturaleza, trekking de dificultad moderada, caminatas, 4×4 off road (el 30% aproximadamente del recorrido es sobre huellas de montaña). Altura máxima: 3000 msnm.

Servicios:
Traslados de entrada y salida en horarios establecidos
1 noche en San Juan
2 noches en Barreal
Pensión completa del almuerzo día 1 al almuerzo día 3 (pic nic al mediodía y cenas completas en la posada)
Excursiones con Guía Profesional en camionetas 4×4 doble cabina

No incluye: bebidas en las cenas / Gastos por abandono de expedición / Seguros personales / Otros servicios no descriptos.

PLAN DE VIAJE 2015: Área Protegida Pedernal (paisaje protegido) – PN El Leoncito - Reserva de Vida Silvestre Los Morrillos – Reserva Villavicencio

Día 1: Recepción en aeropuerto de San Juan, traslado al hotel seleccionado, cena y charla explicativa del tour.
Día 2: Desayuno (o recepción en terminal de bus de San Juan). Salida hacia el sudoeste Sanjuanino, recorriendo parte de la mítica ruta 40 que cruza todo el valle productivo de esta pequeña provincia Cuyana. Esta ruta nos llevará hasta una vía muy poco utilizada por el turismo, pero que nos irá sorprendiendo por sus vistas a todo el valle, el desierto de Guanacache que separa las Provincias de San Juan y Mendoza, hasta llegar a las Cuevas Mineras de Las Flechas donde realizaremos una primera escala tras cruzar el río que le da nombre. Luego seguimos camino bordeando una extensa zona precordillera donde podemos observar canteras de donde se extrae la cal y el cemento, distribuida en gran parte de nuestro país y un porcentaje importante de exportación a Chile. Una vez que salimos de este sector minero, cuya aridez es el paisaje predominante, llegamos a un valle de características únicas: Pedernal. El contraste entre desierto, viñedos, cactus y cardones serán motivo de una nueva escala fotográfica. Nuestro próximo punto de descanso es un puesto de montaña conocido como Santa Clara. Una gran vega resaltada por un centenario álamo nos invitará a caminar y tomar fotografías acercándonos a un salto de agua de 15 metros de altura aproximadamente. Luego de un refrigerio nos introduciremos en una quebrada que en partes solo deja espacio para las camionetas y donde no llega a verse el cielo. Es un sorprendente cañadón a más de 2800 msnm que luego se abre para sorprendernos con una vista impactante a todos los Andes Centrales con los gigantes andinos Aconcagua, Tupungato, Plata y Mercedario. Almuerzo tipo pic nic en el paraje de montaña “El Paramillo” donde podremos avistar algún cóndor. Tras el almuerzo comenzamos a descender hacia este gran valle, donde debemos ir atentos por la aparición de algún Choique (avestruz pequeño), águilas, halconcitos y/o guanacos entre otros animales de la zona. Ya llegando a Barreal, nuestro destino final del día, nos sorprenderá una extensa formación semejante a unas salinas denominada “La Pampa del Leoncito”, última parada contemplativa antes de llegar a nuestro alojamiento. El sitio posee vistas privilegiadas de nuestra colorida precordillera y los gigantes andinos hacia el oeste, que nos sorprenden con sus glaciares y picos de más de 6700 metros sobre el nivel del mar. Traslados a la Posada. Cena y noche en Barreal
Día 3: Barreal – Los Morrillos – Bodega Boutique
Desayunamos y salimos hacia el pie de los Andes, en la zona conocida como Cordillera de Ansilta, donde se encuentra el Refugio de Vida Silvestre “Los Morrillos”. Se trata de un área de las regiones Fitogeográficas del Monte, La Puna y los Altos Andes, ubicada en el sudeste de la Provincia de San Juan, con escenarios de gran belleza, un alto valor de riqueza floro-faunística con especies exclusivas y una riqueza aún mayor por albergar yacimientos arqueológicos de los que se extrajeron 6 momias de unos 8000 años de antigüedad y otras piezas de gran valor arqueológico. Entre la fauna autóctona que podremos observar se encuentran el cóndor, el suri cordillerano o choique, sub especie exclusivamente restringida a ambientes andinos del noroeste argentino cuyas poblaciones han mermado ostensiblemente, el águila mora, la agachona grande, el vencejo serrano, la catita serrana chica, el picaflor puneño, el chorlo cabezón entre otros, además de la caminera grande, cuyas poblaciones son escasas y es exclusiva de los andes centrales. Entre los mamíferos se destaca la presencia permanente de una numerosa población de guanacos, el chinchillón, el zorro gris, el puma, que ocupa la cima de la cadena alimenticia del Refugio, y el zorro colorado. Trataremos de avistar estas especies durante este día, tanto desde la camioneta como realizando alguna caminata al bosque de Chacayes conocido como “El Chacaicito”, hasta el Arroyo Fiero que sirve de refugio para varias aves. Almuerzo en la naturaleza tipo pic nic. Por el último recorreremos el Cerro que la da nombre al área, El Morrillo Chato, donde podremos apreciar restos arqueológicos y recorrer las cuevas que fueran habitadas por una de las culturas aborígenes más antiguas del país. Tras el recorrido regresamos a Barreal, haciendo una visita a la primera bodega boutique de la zona, con una degustación bajo el alero de este pequeño establecimiento con vistas a los Andes y el valle de Barreal. Regresamos a la Posada, Cena y noche en Barreal.
Día 4: Barreal – San Alberto – Mendoza.
Desayunamos temprano y nos dirigimos al sur camino a Mendoza pasando previamente por Pampa del Leoncito, donde realizamos otra corta parada para tomar fotografías con otra perspectiva. Continuaremos viaje pasando por antiguas ruinas incaicas, y ya en terreno Mendocino, precisamente en Uspallata, cambiaremos el rumbo para dirigirnos a la Reserva Villavicencio, pintoresco camino de montaña pre andina con cantidad de guanacos que merodean a nuestros alrededores junto con aves, reptiles y roedores típicos de estas latitudes. Es un recorrido que nos sorprenderá por la cantidad de vistas excelentes durante todo el camino, conocido por muchos como “el camino de las mil y una curvas” que finaliza en el conocido y por ahora abandonado Hotel Villavicencio. Almuerzo tipo pic nic en la naturaleza. Tras descender de estas sierras precordilleranas, nos trasladamos al aeropuerto de Mendoza para regresar a nuestros destinos. Fin de los servicios.

+ info LOS MORRILLOS
La presencia humana en Los Morrillos data de hace más de 8.000 años, con la Cultura de La Fortuna, los primeros hombres fueron cazadores trashumantes de Guanacos y Suris. Sus herramientas eran rudimentarias, trabajaban la piedra para obtener puntas de flechas y raspadores. Posteriormente, hacia el año 6.000 antes de Cristo, se instalaron los “cazadores Morrillos” que ocuparon las cuevas del Morrillo Chato como viviendas, dejando abundantes indicios de su actividad cotidiana. A ellos le sucedieron otra corriente cultural denominada “cultura Ansilta”. Este grupo realizó agricultura mediante la canalización de terrazas de cultivo; de ellos se han encontrado momias en muy buen estado de conservación, depositadas en las cuevas de la zona.
La cultura Ansilta es uno de los grandes enigmas de la arqueología argentina, muy poco se conoce acerca de estos hombres que habitaron Argentina durante más de 2000 años (desde 1.798 a.C hasta 500 d.C.), uno de los períodos más extensos que se conocen en la historia de los pueblos precolombinos.
Por todo lo comentado precedentemente es muy importante destacar el alto valor arqueológico que posee el Refugio Los Morrillos. Por ejemplo en la cara norte del Morrillo Chato existen aleros y cuevas que fueron asentamiento de sucesivas culturas aborígenes entre los 8.500 años a.C y los 500 años d.C. aproximadamente. Hay tres cuevas de mayor tamaño donde se pueden observar numerosos indicios de estas culturas, como pinturas rupestres, morteros agrupados o en piedras individuales, puntas de proyectil, raspadores y otros objetos. En la cueva mayor, arqueólogos de la Universidad de San Juan, extrajeron seis cuerpos momificados y dos esqueletos de la cultura Morrillos. También en las cercanías del arroyo Fiero, existen varias cuevas naturales que fueron utilizadas como graneros por las culturas agricultoras, presentando una de ellas pinturas rupestres.

+ info Sitio Arqueológico Incaico LOS TAMBILLOS
Este lugar hace 500 años aproximadamente fue habitado por los Incas. Está en el valle de Uspallata, a unos 2.200 m.s.n.m en terrenos de la estancia “Los Tambillos”, sobre la ruta N° 39 que une Uspallata con Calingasta.
Tambillos se encuentra en el extremo austral oriental que los incas llamaban Collasuyo, que forma parte del Tahuantisuyu (o dominio de las cuatro regiones unidas por el Cuzco, ombligo del mundo incaico).
Los incas avanzaron conquistando las poblaciones locales, que fueron sometidas bajo su dominación para distintos servicios, que se denominaban mitas. En otros casos, fundaban centros administrativos levantando sus propias construcciones llamadas tambo – en quechua tampu – según su propio patrón de arquitectura, y esto es lo que se puede observar en ruinas en el lugar.
Hoy se puede visitar las ruinas del tambo y observar el camino incaico, en su proyección por el valle. Apreciando, también la cordillera nevada.
En Tambillos, en el sector III (denominado así por los investigadores) se realizaban la manufacturación de cerámica. “Esto caracteriza al tambo, dentro del sistema total de la implantación incaica de la región”.